Saltar al contenido

Tipos de Herpes, cómo identificar y prevenir.

Hoy tratamos en nuestro blog una enfermedad que se dan a lo largo de la vida sexual de una persona y que se puede iniciar en la adolescencia.

El herpes es un virus que afecta la piel y las mucosas. En algunas partes del mundo lo llaman “fiebres” cuando brota en los labios y “culebrilla” cuando brota en el cuerpo.

El herpes simple es un virus muy contagioso que una vez contraído, se mantendrá en el organismo ocasionando la activación de ciertos brotes que responderán a determinadas circunstancias, los cuales se caracterizan por la aparición de pequeñas y dolorosas lesiones con contenido acuoso llamadas vesículas y que por lo general pueden aparecer en la boca, orificios de la nariz o en el área de los genitales, dependiendo de la tipología del virus.

Esta enfermedad se denomina Activa cuando hay síntomas clínicos y latente cuando no se manifiesta.

Tipos de Herpes

Existen muchos tipos de herpes, aquí nombramos los más generales, pero si quieres extender la información te recomendamos visitar este artículo de la web especializada sobre tipos de herpes. Los más frecuentes:

• Herpes simple del tipo 1

• Herpes simple del tipo 2

• Herpes Zoster.

El herpes simple tipo 1 y 2 son los que producen las infecciones en la boca y en los genitales y su período de incubación es de 4 días aproximadamente.

El herpes zoster produce varicela al primer contacto, pero después de un tiempo si se manifiesta nuevamente se le conoce como herpes zoster o enfermedad del cinturón por la forma con la que aparecen sus lesiones.

El diagnóstico del herpes se logra a través de los signos y la sintomatología, antecedentes de exposiciones al virus y exámenes confirmatorios, sobre todo, en el caso de las infecciones genitales, los cuales pueden identificar la infección y el tipo de herpes del cual se trata.

Para un diagnóstico más rápido, pueden rasparse las lesiones que se muestren sospechosas y examinar el producto con un microscopio para observar las características que pudieran identificar la infección.

El cultivo de secreciones urinarias y genitales para aislar el virus, se emplea especialmente en el caso de infecciones genitales y debe realizarse al inicio del curso de la enfermedad. Los laboratorios de sangre para la detección de infecciones asintomáticas o latentes, miden el nivel de anticuerpos contra el herpes, arrojando si el sujeto tuvo algún contacto con el virus, pero no indica cuándo o cómo se contagió.

El herpes se contagia por contacto directo. El herpes genital se transmite sexualmente bien sea manifiesto o asintomático. El contagio es mucho más probable cuando la infección está activa y las mujeres son más susceptibles a contraerlo.

Es primordial que las personas que tengan antecedentes de padecer herpes genital se lo comuniquen a sus parejas actuales y utilicen preservativos para prevenir su contagio.

Prevención del Herpes

Tenemos que recordar que no existe la posibilidad de evitar completamente un brote de herpes, sin embargo, sí se pueden tomar algunas medidas para reducir su aparición al máximo, pues hay ciertas condiciones que favorecen su reactivación.

Lo primero es reducir el estrés al máximo, ya que la tensión activa al virus, provocando la manifestación de sus lesiones características. Se recomienda realizar ejercicio frecuentemente, además de actividades que favorezcan la relajación como el yoga o el Pilates.

La aparición del herpes se ve favorecida cuando el sistema inmunológico está debilitado producto de resfriados o cualquier otro virus. Para evitar este cuadro se recomienda consumir alimentos con vitaminas y nutrientes como frutas y vegetales.

Si se sufre de herpes tipo 1, es muy importante no exponerse al sol sin protección adecuada, ya que la luz solar prolongada tiende a desencadenar los brotes de herpes. Igualmente es importante evitar el contacto del herpes bucal con otras personas para de este modo evitar la propagación de esta enfermedad.

En caso de padecer herpes genital, es indispensable visitar al médico para tratar sus síntomas y tener orientación para evitar el contagio a otras personas. Es muy importante recordar que al igual que cualquier enfermedad de transmisión sexual, la forma más efectiva de prevenir el contagio de herpes genital es la abstinencia.

Teniendo esto en cuenta, restringir la cantidad de actividad sexuales durante el periodo en el que se tiene esta enfermedad, reduce la posibilidad de transmisión y contagio. Las relaciones monógamas favorecen la prevención de este virus.

Es necesario reconocer los signos de la infección, siendo el más habitual las llagas rojizas que tienden a ampollarse y en ocasiones, supuran líquido y forman costra antes de su desaparición. Si en tu caso eres adolescente y sufres herpes te recomendamos leer libro el libro Adios Herper de Alex Torres, incluye una detallada guía sobre todos los herpes que pueden aparecer en tu cuerpo, como evitarlos y hacer que desaparezcan.

El fin y el uso de la información contenida en este post es responsabilidad del lector. La información proporcionada en este post tiene fines puramente informativos, educativos y de entretenimiento, jamás pretende sustituir el aviso, recomendación o servicio de un profesional de la salud.