Saltar al contenido

Salud sexual en la adolescencia

En este artículo pretendemos aunar la mejor información sobre salud sexual en la adolescencia que nos ha parecido esencial para disfrutar de esta etapa de una manera saludable.

¿Qué es la salud sexual en la adolescencia?

La salud sexual se define como: enfoque positivo y respetuoso de la sexualidad y las relaciones sexuales, así como la probabilidad de tener vivencias sexuales seguras y satisfactorias, libres de discriminación, coercitivas, y relacionadas con actos violentos.

 En lo que se refiere a la etapa de vida en la que se encuentra inmerso el adolescente, este está llamado a redefinir la relación con su cuerpo y a consolidar su identidad de género.

 El desarrollo de los elementos sexuales primarios y secundarios producen situaciones nunca experimentadas por el adolescente. La primera menstruación es, para las mujeres, una experiencia psicológica fundamental; para los hombres, la maduración de sus caracteres sexuales es, en menor medida, una fuente de ansiedad.

Compresas con motivos florales saliendo de un neceser
Compresas con motivos florales saliendo de un neceser

En el desarrollo sexual masculino, el acontecimiento fisiológico que marca la pubertad, menos detectable por el chico que puede vivirlo con sentimientos de culpa sobre todo si se asocia a la masturbación. Sólo más tarde se considerará la eyaculación como una confirmación de la propia capacidad procreadora, asociada al placer experimentado.

 El interés por el sexo opuesto, el mismo o ambos, puede traducirse en un comportamiento seductor, pero a menudo, sobre todo en los varones, termina en actividades masturbatorias, en las que participan las facultades imaginativas en desarrollo.

Por otra parte, problemas con la comprensión de sexualidad y las enfermedades de transmisión sexual conciernen directamente a este grupo de jóvenes, al igual que la configuración de la imagen corporal y las desarmonías del desarrollo pueden representar la base de patologías graves como la anorexia y la bulimia.

Salud sexual y reproductiva en la adolescencia

La OMS ha determinado la salud reproductiva como un estado de confort físico, psíquico y social en todo lo referente con el sistema reproductivo en cada una de los periodos de la vida.

La salud reproductiva es una parte sustancial de la salud general y afecta a puntos individuales de la vida. Involucra que una persona logre tener una vida sexual exitosa y segura, que pueda tener hijos y que sea independiente de escoger en qué condiciones, dónde y con qué frecuencia realizarlo.

 Incluye el derecho de los hombres y las mujeres a estar informados y a tener acceso a procedimientos seguros, eficaces, asequibles y aceptables de planificación familiar de su elección, así como el derecho a unos servicios sanitarios adecuados que permitan a las mujeres sobrevivir y normalizar al embarazo y al parto.

Mujer adolescente embarazada
Adolescente embarazada de 8 meses

La atención a la salud reproductiva se define como el conjunto de métodos, técnicas, y servicios que contribuyen a la salud y la tranquilad reproductiva mediante la prevención y la solución de problemas reproductivos.

 La consecución y el mantenimiento de la salud sexual están vinculados al respeto, la defensa y el cumplimiento de los derechos sexuales inherentes a los individuos.

La salud reproductiva y sexual debe considerarse parte integrante de la salud humana, influida por el estilo de vida y los hábitos que promueven la salud o viceversa.  La adolescencia es un periodo crítico para la adquisición de conocimientos, habilidades y valores que pueden ayudar a mantener la salud durante toda la vida.

La promoción y el mantenimiento de la salud reproductiva y sexual están estrechamente relacionados con la realización de los derechos reproductivos y sexuales.

Repercusiones sociodemográficas en la salud reproductiva

Pareja adolescente dormidos
Pareja adolescente dormidos

La manera en que la situación demográfica se desarrolle después dependerá en gran medida de las ideas sobre las relaciones familiares y matrimoniales, la conducta sexual, así como las actitudes reproductivas de los jóvenes en la actualidad.

La salud reproductiva de los adolescentes es de enorme trascendencia social. El estado de la salud reproductiva de los jóvenes actuales que acceden en la edad fértil perjudicará de manera directa a los procesos demográficos de los siguientes 10-15 años.

Potencial reproductivo en los adolescentes

Esto es más amplio que la propia salud reproductiva. Se refiere a la capacidad de los adolescentes de crear una descendencia sana y productiva cuando alcanzan la madurez social.

 Al evaluar el potencial reproductivo, es aconsejable basarse en los siguientes componentes:

  • Enfermedades somáticas y su impacto en la función reproductiva.
  • El estado de desarrollo físico, sexual y psicosexual.
  • Enfermedades del sistema reproductivo (ginecológicas, andrológicas).
  • El estado de la función reproductiva en condiciones sociales y domésticas.
  • Estilos de vida específicos.
  • Naturaleza de la actividad.
  • Comportamiento sexual en los años jóvenes.
  • Nivel de educación sexual de los adolescentes.
  • La preparación psicológica para la maternidad y la paternidad.
  • El nivel de actitudes reproductivas.
  • La educación de la paternidad responsable.

Tips de salud sexual en la adolescencia

Una condición previa importante para una función reproductiva adecuada en los adolescentes es la buena salud reproductiva de sus padres en el momento de la concepción y durante los embarazos posteriores. Ya en la maternidad, un especialista puede detectar un desarrollo anormal de los genitales externos.

Madre bañando a su hijo
Madre bañando a su hijo

En los primeros años de vida los padres pueden notar un desarrollo anormal de los genitales externos al vestir y bañar al niño.

Los padres deben alarmarse por los rastros de sangre y las secreciones de los genitales en la ropa interior. En los niños, los testículos deben ser palpables en el escroto y la cabeza del pene debe estar fácilmente expuesta.

 La madre debe preparar a la preadolescente para la menstruación, de modo que el sangrado esporádico no sea un shock para ella. Es muy importante que los padres inculquen nociones básicas de higiene personal no sólo a las niñas, sino también a los niños.

Para la detección oportuna de anomalías en la salud reproductiva y la evaluación de la corrección del desarrollo sexual están dirigidos a los exámenes preventivos obligatorios de un ginecólogo y andrólogo.

Salud sexual en la adolescencia higiene

Durante la adolescencia se redescubre la relación del ser humano con su cuerpo y con ello la importancia de la higiene en las zonas genitales.

La limpieza de las zonas genitales es muy importante porque debe ser “equilibrada“: de hecho, tanto su falta como su exceso pueden afectar a la salud sexual y a las ITS (infecciones de transmisión sexual).

Ducha abierta. Higiene personal
Ducha abierta

Es preferible lavar las partes íntimas o el ano no más de 1, máximo 2 veces al día y no es necesario utilizar siempre jabón; los mejores productos son los jabones hp neutros que no hacen espuma, no tienen perfume y no son agresivos.

Para la mujer

  • Lávate bien las manos antes de lavarte las partes íntimas.
  • Los genitales no deben frotarse intensamente, pero tampoco deben tocarse apenas.
  • Es preferible no lavarse más de 1, máximo 2 veces al día y no es necesario utilizar siempre jabón; los mejores productos son los jabones neutros, que no hacen espuma, no huelen y no son agresivos (algunos productos se suministran en forma concentrada y deben diluirse en agua antes de utilizarlos según las instrucciones).
  • Durante el flujo menstrual es necesario lavarse regularmente con cada cambio de tampón; cuidado: los tampones aumentan el riesgo de enfermedades.
  • Es aconsejable lavarse después de cada una de las  relaciones sexuales.
  • Las irrigaciones vaginales suelen ser perjudiciales, sólo haga las recomendadas por su ginecólogo.
  • Limpiar primero la zona genital y luego la zona anal (para evitar el transporte de gérmenes del ano a la vagina).

Para el hombre

  • A nivel del pene se forma una sustancia llamada esmegma. Esta sustancia debe eliminarse con un simple lavado con agua una vez al día. Al menos tres veces a la semana haz un lavado con un jabón natural: los mejores productos son los jabones ligeramente ácidos, que no hacen espuma, sin perfume y no agresivos (algunos productos se suministran concentrados y deben diluirse en agua antes de usarlos según las instrucciones).
  • Es útil lavarse después de cada relación sexual.
  • No se recomienda el uso de ropa interior de material sintético o microfibra, o muy ajustada.
  • Evite el uso habitual de toallas.

Implicaciones de las relaciones sexuales en la adolescencia

Desde un punto de vista puramente médico, la actividad sexual en chicas y chicos adolescente fisiológicamente maduros no es perjudicial para su salud.

 Una clara necesidad fisiológica de sexo sólo está realmente presente en los adolescentes con un desarrollo psicosexual acelerado. En otros, su aparición puede retrasarse con relativa facilidad hasta alcanzar la plena madurez psicológica y social.

El inicio precoz de las relaciones sexuales provoca una serie de problemas, uno de los cuales es el embarazo en la adolescencia. Al inicio de la actividad sexual, especialmente cuando se produce a una edad temprana (15-17 años), el riesgo de un embarazo no planificado es bastante alto.

Por lo general, los adolescentes no son suficientemente conscientes de las cuestiones relacionadas con la prevención del embarazo y no siempre tienen acceso a preservativos, otros anticonceptivos y les cuesta encontrar un fácil acceso a información científica sobre salud sexual en la adolescencia.

Adolescente mostrando pastillas anticonceptivas
Adolescente mostrando pastillas anticonceptivas

Los embarazos de adolescentes suelen terminar en un aborto inducido. La incidencia de las complicaciones del aborto y la mortalidad materna es mayor entre las adolescentes que entre las mujeres mayores de 20 años.

La inmadurez y la formación incompleta del cuerpo de la adolescente es la principal causa de complicaciones en el embarazo, partos anormales, mortalidad materna y mala salud de los niños nacidos de madres jóvenes.

Si quieres leer más sobre el embarazo en la adolescencia aquí te dejamos un extenso artículo con todas sus variantes.

Matrimonio infantil

Los matrimonios precoces aumentan cada año llegando a 140 millones las menores casadas en estas condiciones en 2020.

 Las tasas más altas de matrimonio infantil se dan en la República de Moldavia, Georgia, Turquía y Tayikistán. Los efectos negativos de estos matrimonios en la salud física y psicológica de las niñas persisten durante toda su vida.

Matrimonio Infantil. Salud sexual en la adolescencia
Matrimonio Infantil en Afganistán

La salud sexual y reproductiva de las niñas en los matrimonios precoces suele estar en peligro, ya que a menudo se les obliga a mantener relaciones sexuales en contra de su voluntad con un hombre mayor que ellas y con más experiencia sexual.

Las mujeres jóvenes a menudo carecen de la condición y el conocimiento de las prácticas sexuales seguras y la anticoncepción, lo que aumenta su riesgo de contraer el VIH u otras infecciones de transmisión sexual y la probabilidad de un embarazo precoz.

 En esta edad los cuerpos femeninos en muchos casos no están 100 % desarrollados aumentando el riesgo por muerte durante el embarazo y el parto siendo estas la principal causa de muerte entre los 15-19 años.

El matrimonio precoz también tiene un impacto negativo en el bienestar psicológico de las adolescentes: en estos matrimonios se ven privadas de una infancia y adolescencia normales, están más expuestas a la violencia psicológica y doméstica, a la limitación de la libertad personal, a menudo no pueden completar su educación, ni conseguir un trabajo.

Atención a la salud reproductiva y sexual de los adolescentes

Los adolescentes necesitan información, educación para la vida y servicios sanitarios y sociales accesibles y amigables para la salud sexual y reproductiva y la planificación familiar.

La iniciación temprana a relaciones sexuales, los cambios recurrentes de pareja, la poca concienciación sobre las enfermedades de transmisión sexual (ETS) y la utilización irregular de la protección como el preservativo incrementan el peligro de embarazos no deseados y de ETS, incluida la infección por VIH.

Las infecciones de transmisión sexual poseen un intenso efecto negativo en la salud reproductiva y sexual. Si no se detectan y no se tratan a tiempo, tienen la posibilidad de provocar graves complicaciones y patologías crónicas del sistema reproductor y genitourinario, así como infertilidad, en ambos sexos.

Representación de espermatozoides y óvulo
Representación de espermatozoides y óvulo

Para la detección temprana y el tratamiento de las enfermedades que conducen a la restricción de la función reproductiva, es necesario que los obstetras-ginecólogos, urólogos-andrólogos y otros especialistas realicen revisiones periódicas de los niños y adolescentes, según las indicaciones.

La atención médica y socio-psicológica integral a los adolescentes para preservar su salud reproductiva y sexual se proporciona sobre los principios de voluntariedad, accesibilidad, amabilidad y confianza por parte de los servicios especializados para jóvenes.

Numerosos estudios de diversos países han demostrado de forma concluyente que el temor a que la educación sexual pueda provocar una mayor y más temprana actividad sexual en los jóvenes es infundado.

Sobre todo, los adolescentes necesitan una educación preventiva integral en materia de salud sexual y reproductiva que les proporcione los conocimientos y habilidades necesarios para tomar decisiones responsables sobre su comportamiento y para construir relaciones libres de violencia y basadas en el respeto mutuo y la igualdad de género.