Saltar al contenido

Coaching para adolescentes

Cuando hablamos de » coaching para adolescentes» estamos hablando de un proceso que va enfocado a que nuestros hijos se conviertan en adultos emocionalmente inteligentes.

La adolescencia es una etapa muy convulsa, los adolescentes se están enfrentando a un montón de cambios internos o externos. Tienen que crearse, de nuevo, su identidad y esto les genera muchísimos conflictos. No saben muy bien cómo resolverlos.

 Cuando se trabaja con un coach se asocia con los adolescentes en un proceso de reflexión y creativo.

 Los coaches ayudan a encontrar la inspiración y maximizar su potencial personal y académico los coaches pueden ayudar a hacer las preguntas correctas para encontrar sus propias soluciones a los desafíos a los que se enfrentan. A través del coaching se pueden:

  • Cerrar la brecha entre dónde estás y dónde quieres estar.
  • Descubrir sus fortalezas y talentos
  • Tomar decisiones informadas sobre cómo manejar mejor el estrés
  • Aprender formas de mantenerse saludables y equilibrados en sus vidas
  • Aprender más sobre uno mismo y las relaciones con los demás
  • Se trabaja la empatía y se dan recomendaciones para hacer sentir mejor a alguien
  • Afinar sus habilidades académicas y de organización
  • Desarrollar una declaración de misión personal
  • Trabajar hacia las metas que elijas.

En ese caso, cuando recurrimos al Coaching para adolescentes, lo que vamos a hacer es trabajar en dos vertientes. Por un lado, les vamos a ayudar en su parte más personal, para que se entiendan, para que acepten todos esos cambios. Para que aprendan a estar en sí mismos a describirse tal y como son, a crear su nueva identidad.

Y por otro lado, los vamos a acompañar también en su proceso académico y más encaminado hacia su propio desarrollo profesional. Cuando trabajamos con ellos lo que creamos es un espacio de reflexión.

La adolescencia, por sí misma, no se caracteriza por ser una etapa muy reflexiva. En su cabeza todo va muy rápido y sus sensaciones son muy intensas. Su respuesta es una vertiginosa acción-reacción. Entonces, en las sesiones lo que consiguen es poder parar, poder reflexionar sobre lo que hacen. Y, sobre todo, ver las consecuencias de sus decisiones, que es algo muy importante, para que puedan ir aprendiendo.

También van a aceptar todas estas emociones que sienten, bien hacia sus amigos, hacia los padres, hacia ellos mismos. Y sobre todo encauzarlas de la mejor manera posible.

La timidez es otro de los grandes problemas que se plantean a esta edad. Algunos adolescentes tienen miedo a conversar con personas nuevas o desconocidas, otros se sienten mal cuando tienen que decir algo a un grupo y no digamos de hablar en público, otros se paralizan cuando hablan con el sexo opuesto por ejemplo al invitar una chic@ a salir. Esto son temas que se trabajan de manera activa en las sesiones de coaching.

Si tú, como padre, te estás planteando darle la oportunidad a tu hijo a que emprenda un proceso de Coaching para adolescentes, tendrás que colaborar en el proceso.

Es fundamental que los padres están implicados porque habrá momentos en los que le coach necesitará tu ayuda, que se tenga un espacio de tiempo privado, para ir reforzando por medio de pautas todos esos cambios que nuestros adolescentes van a ir experimentando.

Si te gusta, si crees que esto es lo que a tu hijo le puede venir bien o, incluso, si tu hijo te lo ha pedido porque cada vez hay más casos en los que los propios chavales son los que solicitan este tipo de procesos, te animo que solicites una primera sesión con Coach Marcos Núñez – Coach Personal, Master en PNL, Formador y Escritor. En ella, podremos conocerlo, les podrá contar mucho mejor cómo se desarrollar este proceso y también resolver todas vuestras dudas.