Saltar al contenido

Animales en la adolescencia

¿Monos corriendo impulsivamente por la selva? ¿Elefantes independizándose? Quédate con nosotros y descubre las similitudes del reino animal y nuestros adolescentes.

Además de para los humanos también para muchos animales la pubertad es una fase de la vida agotadora, emocionante y peligrosa.

Impulsividad animal en la adolescencia

Durante la pubertad, a nivel físico se producen muchos cambios en la cría para adaptarla al periodo de adultez. esto implica cambios hormonales y de desarrollo mental lo que provoca entre otras cosas impulsividad desmesurada.

En las gacelas, ratones y macacos adolescentes, por ejemplo, los investigadores observan un aumento de la impulsividad y la asunción de riesgos.

Los monos, elefantes y delfines se separan cada vez más de sus padres durante la adolescencia y forman bandas con sus compañeros.

 Mejor ser precavido que ir a por todas, mejor retirarse a tiempo que buscar el peligro. Esto según los adolescentes es de cobardes, para los muy niños o para los ancianos, pero no para los adolescentes.

Allí donde pueden probarse a sí mismos, donde la emoción parece más prometedora de lo que disuaden todas las señales de advertencia, es donde se sienten atraídos los adolescentes.

Lo que a los adultos les parece una falta de coherencia hacia la integridad física, a los adolescentes les parece una idea deslumbrante. En el caso de las gacelas de Thomson adolescentes, eso significa no huir cuando aparece un guepardo o un león hambriento.

Incluso muchos de los animales hendidos pubescentes muestran un comportamiento francamente insano: Corren hacia los depredadores.

Así, los encuentros entre guepardos y gacelas jóvenes acaban de forma fatal en 1 de cada 400 casos. En cambio, si los felinos depredadores se encuentran con presas adultas, sólo tienen éxito en 1 de cada 5.000 casos.

Macacos y humanos

El ecologista Clare Fitzgibbon, de la Universidad de Cambridge, lo publicó en 1994 en la revista Behavioral Ecology and Sociobiology. El cerebro de los macacos púberes se parece al de los humanos adolescentes.

 Pero, ¿qué decir a los niños aventureros e irresponsables de las gacelas? Sólo son adolescentes y están pasando por un momento especial. Incluso para los animales, la transición de la infancia a la edad adulta es estresante, emocionante, inquietante y peligrosa.

Los cambios que experimentan los monos adolescentes, los elefantes, las gacelas, las ratas, los hámsteres y las cobayas pueden compararse en algunos aspectos con los de los pubescentes humanos.

Utilizando a los macacos como ejemplo, los científicos han confirmado recientemente que los procesos del cerebro de los monos adolescentes y de los humanos son similares.

En ambos casos, los adolescentes son especialmente propensos a actuar de forma impulsiva.

Esto podría deberse a que durante la adolescencia las conexiones neuronales del cerebro cambian de tal manera que los individuos pueden actuar posteriormente de forma planificada y durante estas conversiones, el caos reina en la mente.

¿Cuándo llega un animal a la adolescencia?

La edad a la que un animal se convierte en adolescente depende, entre otras cosas, de la esperanza de vida y del sexo.a

Los biólogos se refieren a la adolescencia como la maduración gradual de la infancia con sus cambios de comportamiento. En cambio, la pubertad se refiere a la consecución de la madurez sexual y forma parte de la adolescencia.

Los elefantes, por ejemplo, pueden vivir hasta los 65 años y, en teoría, quedarse embarazados a los ocho. Sin embargo, normalmente tienen su primera cría alrededor de los 14 años.

Los elefantes macho empiezan a producir esperma a los diez años, pero no es hasta los 25 cuando empiezan a competir con otros machos por las hembras fértiles.

La mayoría de los demás animales son menos longevos y llegan a la adolescencia mucho antes. En las gacelas de Thomson comienza a los nueve meses, en los leones, hienas manchadas y perros al año y medio; en los macacos a los 3 años y medio aproximadamente.

Adolescencia y adaptación

Durante este tiempo, los animales no sólo se caracterizan por su impulsividad y por asumir riesgos. También llama la atención su afán por explorar cosas nuevas. El deseo de abandonar el entorno familiar para ir a un mundo desconocido más pronunciado que en otras etapas del desarrollo.

Si se pone a ratones o ratas adolescentes en un entorno desconocido, por ejemplo, se vuelven hiperactivos, escribe la psicóloga Linda Spear, de la Universidad de Binghamton de Nueva York, en Neuroscience and Biobehavioral Reviews. Tienden a explorar su entorno.

Los congéneres de otras edades son más propensos a ponerse nerviosos en la misma situación, y el miedo domina sobre la curiosidad.

Sin embargo, los adolescentes tienen la motivación y el coraje suficientes para conocer el mundo fuera de su zona. Así, la impulsividad y el deseo de hacer cosas nuevas durante la adolescencia cumplen una función importante tanto en los animales como en los seres humanos.

Relaciones en los animales adolescentes

Muchos animales adolescentes rompen completamente el contacto con sus padres.

Al igual que su entorno, los animales en la cúspide de la edad adulta suelen cambiar lo probado por lo desconocido en sus relaciones sociales.

 Durante la adolescencia, los monos, elefantes y delfines, por ejemplo, se separan cada vez más de sus madres y se unen a bandas con sus compañeros.

Según una teoría popular, este distanciamiento sirve para evitar la endogamia. Sin embargo, a diferencia de los humanos, los adolescentes de muchas especies rompen completamente el contacto con sus padres a partir de ese momento.

Convivir en grupo reducen el peligro que suponen los depredadores y la competencia con otros machos mayores. Por tanto, es de suponer que la selección promueve la sociabilidad durante la adolescencia en muchas especies.

Las hembras jóvenes de elefante no tienen este comportamiento, prefieren cuidar a las crías de los demás.

Para los adolescentes varones del reino animal, comportarse adecuadamente tanto con los compañeros como con los congéneres experimentados durante esta fase es como bailar sobre una fina línea.

Tienen que hacerse valer frente a otros jóvenes, mientras que las hembras fértiles necesitan ser embelesadas y sus parejas anteriores tienen que ser impresionadas y apaciguadas en igual medida.

Las ratas macho y los delfines, por ejemplo, dominan este acto de equilibrio jugando mucho durante la adolescencia, presumiblemente para practicar un comportamiento social fluido y, al mismo tiempo, para divertirse.

En cambio, los primates machos jóvenes prefieren los gestos benévolos, como los abrazos mutuos.

¿Y qué pasa con “las adolescentes”? En muchas especies, ahora se interesan por las crías de los demás en lugar de por las grupos de compañeros.

Las hembras elefantes adolescentes de entre siete y 14 años, por ejemplo, cuidan habitualmente de crías muy jóvenes, jugando con ellas, vigilándolas y acudiendo a toda prisa cuando un pequeño pide ayuda.

Es fácil ver esto como una preparación para su propio papel futuro como madres. Pero además de esta interpretación de los acontecimientos futuros, la adolescencia también implica una comprobación de la realidad de las experiencias anteriores.

¿Estoy realmente bien adaptado a mi entorno?» En consecuencia, la adolescencia sería una época en la que las decisiones personales cruciales tomadas en la infancia podrían revertirse una vez más. Al fin y al cabo, una adaptación que tenía sentido en la infancia podría ser perjudicial si el entorno cambia.

Si un conejillo de indias es criado como hijo único, más tarde querrá a su pareja para él solo.

Expertos han encontrado pruebas de lo decisiva que puede ser la adolescencia para moldear el carácter de las cobayas.

En estos roedores, el tamaño del grupo durante la adolescencia determina si un macho puede encajar más tarde con facilidad en una colonia más grande con compañeros de sexo mayor, o si sólo se sentirá cómodo en una relación exclusiva de dos.

Esto último ocurre cuando un macho adolescente no ha tenido más compañía que una sola hembra.

Del mismo modo, en los pinzones cebra y en los ratones y hámsters dorados, los investigadores han encontrado pruebas de que sus experiencias sociales en la adolescencia desempeñan un papel importante a la hora de determinar si se convierten en adultos ansiosos o bien adaptados.

 La adolescencia no sólo es una etapa difícil, sino también de mucho aprendizaje. No sólo en los humanos.